sábado, 21 de marzo de 2009

Tanoshiiversario: si nos pillase la poli...

Hola de nuevo. Cumpliendo unos mínimos de antiperrería que me he impuesto, aquí viene la entradita de rigor de la semana. Como supongo que algunos ya sabréis, esta semana el fansub Tanoshii cumplía añitos. Para celebrarlo por todo lo alto (y con serias dudas de que se acabe organizando algo similar otro año tras lo dolorosa que ha resultado tal experiencia) pues salieron a la luz un aserie de proyectos que llevaban tramándose desde tiempos inmemoriales que por una razón u otra, nunca salían. Finalmente, ahí se brindan un montón de fumadas por parte de Studio 4ºC y otro para el deleite del leecher fiel.

El primer día, tras anunciarlo todo con bombo y platillo, no se sacó nada. Pero para el día siguiente, estaba planeada una serie de OVAs sacadas de los Grasshoppa!, una recopilación de cortos de animación que suelen hacer los japos cada año, de los que incluimos Comedy (Kigeki para los snobs), Higan, End of the World y El Blues del profesor Dan pettory. Cortos de animación alternativa y en la que participaron algunos famosos directores, animadores y demás.

Después vieron la luz los cortos de 4ºC Noiseman y Tobira o Akete. Basatnte bonitos ambos, pero definitivamente, la que más cuajado me dejó fue la que salió al día siguiente: Eternal Family. Aunque hace un tiempo, la vi de Rakuen y me dejó completamente con una cara de WTF, he de reconocer que la menosprecié en su momento, aunque eso sí, menuda movida (y la verdad, queda bastante incompleta).

Ya tocaba ir relajando la cosa, así que aparecieron dos metrajes mudos: La maison des petit cubes, ganador del Oscar al mejor corto de animación en 2008; y Nekojiro Sou (sopa de Gato), una movida de JC Staff sobre unos gatitos en un mundo onírico bastante bonita. Reshareamientos de cosas que anteriormente ya habré comentado, como Trava, Digital Juice, Hijakata Toshizou no Kiseki y la que tendré siempre pendiente, El Diario de Tortov Roddle (y nos quedó colgando el Médico Rural).

La traca final ha sido quizás lo más mítico-épico de todo el aniversario, al sacar la mayor de las fumadas: Mind Game. Película rara donde las haya. Eso sí, con auténticos momentazos, una cosa increíble que difícilmente pueda ser descrita ya que hay mafiosos futbolistas, divinidades aleatorias y movidas dentro de una ballena que ya le habría gustado montarse a Jonás. Mucha droga concentrada, ideal para recuperarse de una partida del Touhou.

Y nada más. Hasta la próxima.

1 comentario:

lamaldad dijo...

El lulz es fuerte en vosotros.