domingo, 29 de marzo de 2009

Watchmen: comparativa de alguien muy aburrido

Post powered by slowpoke.jpg

Bueno, pues finalmente, y después de un par de semanas después de su estreno, por fin mis colegas y yo nos reunimos en la noche de ayer para ver la adaptación del que muchos tildan del mejor cómic de la historia: Watchmen, de Alan Moore (guion) y Dave Gibbons (dibujo). Ante todo, he de decir que me devané los sesos hace un par de semanas cuando me leí el cómic a velocidad límite (me lo pimplé en tres días) y la película la disfruté en toda su holgura después de haber comido Cádiz durante toda la semana. Movidas dignas de diván aparte, he de empezar diciendo que ambos, tanto cómic como película, me gustaron mucho. Aunque como suele pasar con toda adaptación de este tipo, siempre suele molar más lo que se ha visto o leído primero, y en este caso, cumplimos la norma, cómic > película.

SPOILERS ALERT

¿Y de qué trata esto? Pues... Diario de Rorschach, 21 de octubre de 1985. Esta noche, ha muerto un comediante en las calles de Nueva York... Lo que todos sabemos, vaya. Resulta que alguien ha matado a uno de los superhéroes de barrio que el Gobierno estadounidense puso a currar a su servicio para dejar las calles impolutas. El caso es que uno de éstos comienza a investigar tales hechos, y comienzan a sucederse episodios que derivan evidentemente a una conspiración en contra de estos heroecillos. Alguien trata de quitárselos de en medio. Y así es como, poco a poco, van recuperando su antigua rutina para desenmascarar a quien pretende acabar con ellos, y descubrir un meollo si cabe aún de mayores proporciones, que llevaron a El Comediante a la tumba... A partir de ahora, prometemos spoilers a saco.

Contexto seudohistórico

Lo primero y más relevante que cabe destacar es que el cómic trata un tema que, a día de hoy, podría, o más bien debería considerarse como obsoleto (sabias palabras de ese coleguilla jerezano al que tengo que volver a dar la razón). ¿Por qué? Centrémonos en el contexto de la obra: la Guerra Fría, el miedo a una III Guerra Mundial basada en bombazos atómicos por parte de ambos bandos. Utilización de los mass media para todo ese tinglado, es una guerra de propaganda y de información, que en cualquier momento puede llegar a ser algo más que simples palabras impresas o grabaciones sonoras. Veamos el curioso mundo alternativo que ha creado el señor Moore: Nixon es reelegido periódicamente unas 5 veces. Se está estudiando la posibilidad de crear una energía alternativa completamente renovable para que no existan conflictos de intereses entre países y por lo tanto, se acaben las guerras. Todo bastante bien planteado, y he de decir que, desde mi perspectiva de historiador, alguien que ha vivido en ese mundo puede mejor que nadie retratar ese mundo que se nos plasma tanto en pantalla como en el papel.

Personajes

Ahora, pasemos a los detalles fundamentales. Meter una obra de superhéroes de andar por casa desarrollando un thriller medio político, medio policíaco, plagado de violencia y reflexionismo metafísico queda, como poco, curioso; pero resulta altamente interesante. Y principalmente, y debido a esos grandes personajes que el señor Moore tan bien caracterizó:

-El Comediante: como se le define en la misma obra, "es un entendedor de la sociedad, y por ello pasa a convertirse en una parodia de ésta". Es el reflejo de la faceta más violenta y reaccionaria en lo que respecta en lo político, un despiadado ultraconservador al que apenas le importa nada un rábano. Por él, se refleja una confluencia de sentimientos y de relación intergeneracional entre estos superhéroes de alcoba. Sin duda, el haberse percatado de todo lo que se estaba montando, le ha convertido, además, en el eje principal de esta historia.
-Rorschach: un hombre cuya moralidad es ambigua, agónica, y muy compleja. Sin duda, ha sido el personaje que más me ha impactado de esta obra. Una rata de colaca cuyo sentido de la justicia es muy elevado, tan elevado que puede llegar a alcanzar la propia irracionalidad. Pero conociendo sus antecedentes, y viendo cómo lo poco de la persona que vivía detrás de esa máscara, de ese sombrero y de esa gabardina muere al enfrentarse a la escoria de la sociedad, la cual le ha calumniado en su condición humana. Es una tragedia ambulante, pero que a la vez es completamente admirable por parecer un piltrafa y resultar ser un hombre tan completo y, todo sea dicho, delicado a su manera. Un diamante en bruto que explota ante la mierda que salpica por doquier, pero que a su vez se hace entrañable por su forma de percibir un mundo que se pudre, y quiere hacer algo por remediarlo, sin tirar la toalla. Aunque quizás algunas de sus percepciones no me parezcan del todo adecuadas, pero es un tipo muy interesante.
-Búho Nocturno II: Un tipo interesante, a la par que del montón. Un random que decide dedicarse a la lucha contra el crimen a modo de heredero del apodo de uno ya retirado, y que ha publicado en un libro sus viencias y consideraciones como héroe de cartón. Heredero de una gran fortuna, se monta su batcueva particular en el sótano de su casa, con batvehículo (Archie FTW) y con un montón de trastos macanudos para aprovechar. Finalmente, se suma a la epopeya de Rorschach, aun siendo en principio reticente, por la necesidad de tener que hacer algo contra lo que se avecina. Lo dicho, un tipo interesante a pesar de todo.
-Espectro de Seda II: el personaje femenino no podía faltar. En principio, es la novia del profesor Manhattan, y la hija de la primera Espectro de Seda. Así a bote pronto se puede decir que no le hacía mucha ilusión eso de ser superheroína, que sólo lo hacía para tener contenta a su madre. Aparte de empezar a tener problemas con el todopoderoso tipo azul brillante con el que está enrollada, tras su desaparición necesita de un búho que le sustente (guiño, guiño). Así, ve la necesidad también finalmente de ayudar a Rors y al Búho a desmantelar los planes del malvado villano que va tras ellos. Realmente, lo que verdaderamente destaca de esta muchacha es su historia familiar, no sólo ya por su madre, sino también por habérsela liado al tipo azul y haber acabado con otro. Me dejaré los comentarios misóginos aparcados, pero creo que se entiende lo que quiero decir.
-Dr. Manhattan: el tío del pene azul, sí. ¿Es que nunca le habéis visto la polla a un físico? Bromas aparte, este físico convertido en bomba atómica ambulante es como un dios, y ojo, es americano. Creo que, sin lugar a dudas, ésta fue la frase que mejor definiría a un acontecimiento de este calibre. Y es que este todopoderoso ser que controla la materia a su antojo y tiene todo tipo de capacidades, poderes y demás que uno se pueda imaginar, aparte de ser una pila andante, también es, ante todo, un elemento propagandístico y el arma definitiva de los EEUU. Es un ser tan sumamente complejo, que puede manifestarse allá donde quiera, y cuantos quiera (lolwut pero cierto). Cambia el curso de la historia, es sin duda el arma que mantiene a las potencias al margen, y que hace que EEUU venza en Vietnam. Es un ser tan superior a los humanos que no los comprende, o parece no comprenderlos, pero realmente es un pilar básico para sustentar las posibilidades de una guerra bajo mínimos. Aunque, claro está no todo es de color de rosa. Se le elimina por una serie de circunstancias que tienen que ver con su ámbito privado, ya que abandonó a su primera novia por enrollarse con la jovencita Espectro de Seda II. Finalmente, deja tras de sí el mundo, especificando que aprueba el sustentamiento de la humanidad por un método poco ortodoxo, y desaparece no sin antes aconsejar a cierto villano.
-Ozymandias: la definición perfecta de maquiavelismo. Este faraón contemporáneo desvela su identidad ante el público, y consigue hacerse con una gran fortuna gracias a su enorme capacidad intelectual. Aparte de eso, puede ser el físicamente más poderoso de los Vigilantes, además del llamado "hombre más listo (de entre las cenizas)". Aparte, su admiración personal por la obra de Alejandro el Grande y por la interpretación vital egipcia, le hace un personaje muy curioso, aunque ya me he topado con unas pocas anomalías en este respecto; pues aparte de que Alejandro era un cabrón despiadado... Oh, wait, este tipo también lo es. Lo que he dicho, un maquiavélico en toda regla: perpetra la destrucción de ciudades por el bien de la humanidad, para hacerla sobrevivir y evitar la guerra nuclear que se avecina por una serie de circunstancias.

Las relaciones entre personajes dan para un monográfico (sobre todo si metemos también a los secundarios), pero entre que no tengo suficientes conocimientos de psicología y teatro, lo dejaremos para futuros proyectos. Recordádmelo algún día. Además, creo que es por acumulación de factores que me he hecho la picha un lío y he empezado a soltar polladas en los personajes, o por lo menos, estoy desinspirado.

Comparativa general entre el cómic y la película

Comenzar diciendo que el cómic me gustó más que la película es, a priori, empezar condicionando mi opinión. Trataré de "imparcializarme", aunque simplemente daré una visión general de qué me ha motivado más y qué menos. Para empezar, decir que la película es una película de Zack Snyder. Bien, creo que ahora todos lo hemos pillado. Destaco sobre todo que, los créditos del principio y las escenas de acción son, sin lugar a dudas, lo más llamativo que puedo sacar de la adaptación. El primero, debido a que las escenas son lo suficientemente explícitas como apra indicarte y conocer qué fue de los Minuteman, los antecesores de los Vigilantes. Las escenas de acción se nota que son el plato fuerte, pues están considerablemente ampliadas con respecto al cómic, y muy coreografiadas, aparte de meter violencia por un tubo (incluso diría que salpicaba) y las han alargado un poco con respecto a su relevancia real en el desarrollo de la película.

Vale, ya hemos revisado lo que, a jmi parecer, ha salido ganando en la adaptación cinematografihollywoodiense (menudo palabro me acabo de inventar) y pasemos a asustar al personal: puntos negativos a mi entender, y por lo tanto, cosas que resaltyar del cómic que le dan esa personalidad propia que tiene la obra. Dos factores a resaltar principalmente: el tema de los secundarios, y el tema de "El Pulpo", como se le conoce coloquialmente.

En cuanto a los secundarios, la verdad es que sin duda es lo que le da más carga dramática y ese grado de "por quién velan los vigilantes" a la obra. No sólo en éstos apreciamos a personajes que intervienen en la trama principal, sino cómo van relacionándose entre ellos hasta acabar con el siguiente facotr a tratar, de ahí lo profundo y melancólico de este aspecto. Que por cierto, NO aparece reflejado en la película, por lo que pierde gran parte de esa grandiosidad que nos muestra en unos personajillos de a pie de una realidad alternativa y equivalente a la época. Y los horrores de auténtica locura que se ven manifiestos en el tebeo que el chaval anda leyendo, dan, sin duda, una perfecta visión de que ese dramatismo narrativo es relativo a una historia de ficción dentro de la propia ficción inventada por Moore. Sensacional aporte que nos hace seguir una historia dentro de otra, y que en cierto modo, hace, además de más melancólica la lectura, más impactante, pues es una historia que hiere la sensibilidad, de lo que pueden llegar a hacer sentimientos tan adversos que son los que veremos enfrentados a lo largo de la trama principal, con paralelismos.

Y todo esto culmina con la acción voraz del maquiavélico antagonista camuflado del mejor aliado de los Vigilantes, de uno de ellos. No es más ni menos que el coloquialmente conociido como "El Pulpo". Esta criatura "de origen extraterrestre" (más bien, de la imaginación desbordante de artistas y una idea contradictoria pero particular de salvar a la humanidad) es el fin óptimo y último de un plan que salvará a la humanidad. A través de estudios de teletransportación, de diseños artísticos y de utilización de la más avanzada teconlogía, se crea a un ser extraterrestre que será el que ataque a la humanidad, obligando a ambas potencias en constante tensión a firmar una alianza para enfrentarse a sus enemigos venidos desde el espacio exterior. Cosa que la película se comió con patatas echándole la culpa a un sector alineado: el Dr. Manhattan. Ah, qué pifia más considerable. Además, el espíritu e la invasión alieigena puede verse también un cómo utilizar un elemento de propaganda política de los años 50 como un instrumento de alianza de mundos, de cómo un os irreconciliables enemigos ideológicos pueden fraternizar y colaborar para hacerle frente a un enemigo común. Es una utopía interesante, y que nos pone de manifiesto que el sacrificio es necesario para la paz. Puede dar mucha coba esto, pero no quiero enrollarme más de la cuenta.

Conclusionesmos.

Tenemos ante nosotros la difícil, si no imposible adaptación de una de las mejores obras que ha dejado la novela gráfica, eso sin duda. No voy a alegar que sea la mejor, pero sí de las mejores (a pesar de mi incultura expresa en el mundillo, me atreveré a meter la mano en el fuego). La película lo tenía bastante difícil para conseguir siquiera mostrar una mínima parte de lo que el cómic da de sí, y han tenido que suprimir y cambiar partes, a mi entender, importantes, pero de evidentísima y complicadísima adaptación, sino directamente de ser imposible hacerlo, no sólo por prolongar más la película, que también, sino por el mero hecho de que retratar lo que nos pretende transmitir Moore en cada bocadillo de la obra es como intentar prenderle fuego al océano. Bien es cierto que la película no es en sí mala, pero claro, no estamos hablando de la adaptación de un Frank Miller o de Tolkien (que también tienen sus cosas), pero esto es tratar de llevar la realidad de hace 20 años a un mundo que ya quizás, haya olvidado y no entienda que el mundo estuvo a punto de extinguirse por manejos políticos. Ahora, simplemente, es como siempre, porque nos gusta consumirnos cuanto más rápido, mejor, pero es otra historia.

Escribir esto me ha recordado a cuando comparé en una tarde de aburrimiento UC con CE; pero no tiene color, realmente. Eso sí, podría haber hecho una reseña más simple o más completa, menos confusa y tendente a la divagación. Aunque si alguien ha llegado aquí sin hacer trampa, pues lo primero "gracias", y lo segundo, "qué valor". Vamos, siempre podréis encontrar mejores reseñas comparativas que la mía (como la de Álvaro Pons en La Cárcel de Papel), pero es que éste es mi blog y ofrezco mi valoración, mi punto de vista, respecto a un cómic que ha marcado época, una obra inclasificable, por un tipo inclasificable. Porque como venía a decir Ortega y Gasset, cada cual que lo mire con sus propios ojos. Ahora tocarán insultos, vejaciones, difamaciones y todo eso que queráis soltar, pero yo ya he dicho, en gran medida lo que tenía y quería decir al respecto. Y si se me ha colado algo, pues eso que se me habrá pasado, porque lo he escrito todo esto del tirón y estoy reventado.

Y yo no me meto con la selección musical según qué momentos, que me gustó.

2 comentarios:

etegoinarcadia dijo...

Una pila de texto y ninguna referencia al Alejandro Magno del 3000 a.c. Te haces viejo :/

Y eso, Watchmen es a los cómic lo mismo que La Naranja Mecánica a las pelis; la repolla en su día y meh en los nuestros, despojos mainstream para hacer elitizaciones culturales :E

Al margen de todo, la peli mola, aunque la caga en bastantes cosas a lo grande, sobretodo bien entrada la película, porque el inicio es de sobre.

Y, sé que andas escaldao de Cádiz, pero, si quieres venirte pal salón, avisame que te hago hueco en mi casa en un plis, que ya es algo que tenemos pendiente xd

FauSToMaTiC dijo...

Sí, em hago viejo y prefiero hablar de la Guerra Fría antes que de Alejandro, que se me da mejor xD

La verdad es que tenías razón en lo que me decías y dices aquí, pero bueno, me han encantado tanto el cómic como la adaptación cinematográfica, así que tampoco ha sido muy negativo. Gracias por leerte el tocho xD

Pues ya ves. Quería pillarte un día de éstos para decirte que el viaje de Eigpto lo han aplazado para mayo, así que este año no hay impedimento ni nada por el estilo, así que va tocando saldar deudas xDDD

Ya entraremos en detalles cuando nos veamos/llamemos/lo que sea. ¡Un saludete!