domingo, 20 de julio de 2008

El principito


Hola gente, vuelvo a la carga con lo que os prometí. Un relato de "ciencia ficción" clásico, y empalagoso hasta la médula, pero no deja sde ser preciosista y metafórico. Un alegato simple y breve de lo que pueden significar desde un punto de vista a priori simplón pero de gran profundidad moral. Sí, es esta novelita corta, que puedes leer en media tarde, y que te alegra el espíritu, si no te tomas demasiado a pecho el desenlace. Hay que saber interpretarla, pues al final merece la pena leerla.

Principalmente, la historia nos narra el encuentro entre un piloto accidentado en mitad del desierto con este jovencito preguntón que va viajando por los planetas del firmamento sin un fin específico. Nos cuenta sus vicisitudes hasta llegar a la Tierra, en la que busca a los humanos para ser su amiguito. Pero hace otros amigos, ya que no entiende a los mayores con los que se ha ido topando durante su travesía: un rey razonable, un vanidoso, un borracho, un hombre de negocios, un geógrafo y un farolero. Todos personificando ideas, de forma metafórica, que son de la más fuerte raigambre del ser humano, con sus cualidades y sus desventajas, pero sobre todo, utilizando una metáfora directa, sencilla y muy efectiva, a mi parecer. En su llegada a la Tierra, se topa con diversos elementos que van mostrándole una serie de factores sentimentales que sacian su curiosidad para hacerle entender mejor el mundo al que acaba de llegar.

En fin, es una lectura agradable y rápida, recomendable para echar una tarde aburrida y sin nada mejor que hacer. Pero ya depende del enfoque que se le quiera dar, porque relmente es un cuentecito que si le das muchas vueltas, puede ser algo más que un alegato de un piloto de mercancías que no quiere crecer porque no comprenden sus dibujos.

Ficha técnica
de Saint-Exupéry, A. El principito. Madrid, Alianza, 1978

1 comentario:

etegoinarcadia dijo...

[/ironía]


Ahora sí está acabada la entrada.