sábado, 19 de julio de 2008

Hancock

Ayer fui al cine a ver la nueva película de Will Smith. Estuvo entretenida. Un superhombre rancio, borrachuzo y barriobajero que vaga por la ciudad de Los Ángelesliándola cosa mala, hasta que se topa con un asesor de imagen muy capullín, que le cambia la percepción de su realidaad, y cosas pasan. Tiene un par de puntazos y tal, y se deja ver, pero va decreciendo en interés conforme avanza.

Echadle un ojo si queréis, es recomendable, pero vamos, que es digna más para echar un rato con los amigos para que luego salgan cosas como "En busca del Valle encantado XXIII: Piecito pierde la virginidad", o se tiren media hora para atendernos en un burger. La verdad es que la cosa tuvo más relevancia que la película (al final de la noche), porque anduvimos cerca de 20 minutos para pedir una triste hamburguesa de pollo con patatas. Y bueno, cosas pasaron y tal: que si no nos atendían, que si cuando parecía se ponía a hablar con un tipo a nuestras espaldas, que si no nos enterábamos del nombre de las hamburguesas (4 julios consecutivos desperdiciados para aprender inglés, y ni siquiera sé pedir una hamburguesa con el "tecnicismo" aplicado del local escogido)... En fin, que fue algo curioso. Y previamente, en clase de inglés, gané al Trivial. (y siempre se me resistirán las malditas preguntas amarillas).

En fin, que vamos a ir con otras cosas. Disfruten de unas merecidas vacaciones, gente.

1 comentario:

Maki dijo...

Yo he ido a verla hoy con mi tia y me ha echo gracia, además es curioso como no hay un malo malote con poderes como hay en todas las pelis de heroes.

Pd: No es por ser pesada, pero a ver si cambias el link de mi blog XDDD
Pd2: He visto que has vistado el blog de Anita ^^