domingo, 3 de mayo de 2009

Manifiesto cosmopolita

Mis intenciones espameras se han hecho fuertes en la tarde de hoy cuabndo se me ha ocurrido la vil idea de completar trabajos de clase metiendo a modo de trabajo adicional la posibilidad que no sé yo si se cumplirá o qué, pero bueno, por poner, que no quede. Inicio una rancia cruzada a ver si consigo subirme el récord de 100 visitas en una semana a través del espameo vil en una exposición con posterior debate en clase sobre el texto del señor sociólogo alemán Ulrich Beck, el Manifiesto Cosmopolita, fragmento y primer capítulo introductorio de La sociedad del riesgo, del mismo autor.

¿Y de qué trata tu rompedora iniciativa, oh aprendiz de positivista? Una chuminada, comentaré por aquí el artículo, lo dejaré enlazado para quien quiera leerlo junto con la presentación que usaré en clase, y plantearé que se venga aquí a hacer un debate, tanto los de la clase como todo bicho viviente que se pase por aquí y le apetezca participar, formando una especie de debate rancio en los comentarios. No sé si me atreveré a moderar, pero de antemano sepa todo el que quiera probar suerte que aquí la moderación... más bien poca. Vamos, que cada uno entra bajo su propia responsabilidad a probar suerte, si luego te saltan un ojo... no me hago responsable.

En fin, una vez introducida mi pedazo de idea y dejando a un lado el autohalago (el único que recibiré por semejante propuesta, todo sea dicho) pues hablemos de sociología, globalización y algún que otro desvarío para darle dramatismo a la cosa.

Bueno, retomándolo dos días después (HAHA OH WOW) pues vayamos a plantear el debate. Lo que viene a exponer este texto es que en la nueva realidad socail que se ha generado a finales del siglo XX con la era de la globalización del libre mercado y del auge del capitalismo más capitalista del capital, estamos viviendo una transformación social que nos es marcada desde esta perspectiva. ¿Qué sugiere el señor Beck? ues no está planteando que, en una sociedad nueva, hay que aceptar nuevos patrones, en primer lugar, pasar de la modernidad como la conocemos y todo eso (la posmodernidad, o modernidad radical en su propia nomenclatura, como segunda etapa de la modernidad) y aceptar que el individuo es el que ha ganado el protagonismo. Pero este individuo, que se lo curra para ser él mismo, ha de currárselo más para obtener un pensamiento crítico suficiente que no le deje convencerse por el sistema y enfrentarse a éste. Hay que formar un colectivo de individuos que siga manteniendo su condición de tales, que se enfrente en una denominada "sociedad del riesgo" que rompa con los esquemas anteriores y le plante cara a este sistema a partir de una democracia mundial basada en el cosmopolitismo.

Soltado todo esto groso modo venimos a decir que hay que plantarle cara al asunto y tal. En fin, para más detalles, ahí tenéis la explicación más detallada y el propio texto. Ánimo, y a sacarnos los ojos los unos a los otros con el arma más afilada que cualquier cuchilla: la palabra.

Links:

Presentación - Mediafire | Filefront
Texto - Mediafire | Filefront

Avisad si los enlaces no van o algo por el estilo.

2 comentarios:

muchocolmillo dijo...

¿Entonces la gente lucha por crear un estilo de pensar, para que luego llegue otro tío y cree su propio estilo de vida? ¿Un ciclo eh?

FauSToMaTiC dijo...

Todo es cosa de concienciación. Una gente se crea su modus vivendi, y luego llega otro que le tiene que hacer ver la luz. Es un camino de iluministas iluminando a las ovejitas.

Lo de siempre, pero más bonito y con el malo maloso capitalismo de por medio. Vamos, yo lo veo como una puesta al día del marxismo menos ortodoxo.