viernes, 1 de febrero de 2008

Lo que hay que leer IV

Blogger en hebreo, árabe y persa... ¡Ya me puedo hacer un blog yihadista! Haremos un esfuerzo y...

¿Eing? No, yo he venido aquí a hablar de otra cosa. Pero es lo que he visto al ir a meter aquí una entrada. Mi experimento sociológico de las encuestas está funcionando a las mil y una maravillas... Bueno, entre eso y el relativo spam al que he sometido últimamente a la gente. Pero mme he percatado que las entradas con más éxito sin duda, son las publicaciones de encuestas y mis periódicas pero irregulares lecturas del diario de turno. Y aquí voy con una nueva edición de esta segunda, a ver lo que tenemos de manos de nuestro amiguito El País.

Para empezar hablaremos de la sección de Internacional, que he visto una cosa muy, pero que muy divertida... ¡Y tiene que ver con la encuesta! Sí amigos, se ha hablado de Bizancio... Y de su muerte a través de la... ¡¡OCCIDENTALIZACIÓN!! ¿Pero qué tipo de broma estúpida y sin sentido es ésta? A mí me enseñaron que Bizancio cayó tras la caída de Constantinopla, que fue invadida por... Turcos. Los turcos son la mayor potencia occidental del siglo XV. Sí señor. Lo eran tanto como el imperio chino. Pero vamos a lo que nos ocupa. Realmente, el artículo no hablaba sobre Bizancio, sino sobre Putin. ¿Y qué tiene que ver el tocino con la velocidad? Aparentemente nada, pero claro... Estamos hablando de Putin. Pero más que de Putin, de los ortodoxos. Cristianos ortodoxos, de la escuela griega, del imperio oriental, de Bizancio. Pero desgraciadamente, conservadores, como el 90% del apelativo "cristiano" de la actualidad. Resulta que el archimandrita Tijon, un simpático prior de un monasterio ortodoxo, abigarrado en su sotana, su crucifijo (seguramente de un bonito metal precioso adornado con bisutería de la cara) y su sombrerito extravagante y negro. Pues resulta que este señor hizo un documental sobre Bizancio, y compara el viejo heredero romano con el imponente nuevo imperio ruso de su amiguito Vladimir. La decadenccia de ambos es culpa de su occidentalizzación. Tiene razón: derruyamos los arquillos lombardos y cambiémoslos por motivos vegetales persas, que son más resultones. Y más caros, por lo menos, en mosaico. Pero de sincretismos, nada, que son malos para los imperios. Si no, que se lo digan a Alejandro, a Diocleciano, o a Bizancio. La culpa de todo la tienen los vaqueros. Si al final, con chusma del calibre de Erasmo, lo que está es acabándose con la moral de la verdadera fe. ¡Quememos sus libros! ¿Y por qué no? Quememos también alguna que otra bruja. Mola quemar cosas y personas que aparentan malas. Pero, verdaderamente ¿Quién es el malo de esta película? Ains... Sí que voy a necesitar cursar esa asignatura finalmente. En fin, entre ésa y la historia de Rusia, lo mismo hasta acabo dándole la razón a los simpáticos señores con barba y sotana (y ese sombrerito que no hace más que llamarme la atención).

Pero desplacémonos un poquito más a la izquierda del mundo. Sí, eso al occidente occidental, y bajando de Francioa se llega a este país que no se dice este país sino que se dice España. ¿Y qué nos encontramos? Coño, lo mismo. Qué sorpresa. Tíos con sotana (pero afeitados y sin gorro) que dicen que el laicismo acaba con la democracia. Si no fuese porque una de las bases de la democracia actual precisamente es el laicismo, les daría la razón. Si es que... Qué mal asume la peña eso de la separación Iglesia-Estado, cosa que también los antioccidentales de los ortodoxos reivindican como uno de los grandes fallos del heredero de Roma en la Anatolia y el Bósforo. tanto que se meten con los moros y piden lo msimo que ellos hacen. Vuelvo a incurrir en Erasmo. ¿Porqué en vez de tanta coña de resucitar a Franco o a Hitler, no resucitan a este tipo? Vale, estaría más desactualizado... Pero vamos, que sería hasta más simpático. Por lo menos, a mí me lo parecería. Seguro que se adaptaba mejor que muchos carcas de a día de hoy. En fin, qué le vamos a hacer. Si el Gobierno hace leyes poco morales, definitivamente seremos unos desmoralizados. ¿Y eso es pecado? Pues ser buena gente es pecado. A partir de ahora, y para salvarme, seré un cabrón. Y para empezar, ¡me cago en todos vosotros/as! Vaya, así, sin más no tiene mucha gracia. En fin, no estaré fino hoy, que entre que me toca estudiar, estoy resfriado y me duele por ello la calavera, no em apetece ser malvado. Tendré que salvarme otro día.

Y para rematar la faena... Cultura y Exteriores se disputan el instituto Cervantes. Que se lo rifen, la gente seguirá escribiendo en hoygan y sms. Yo no, que soy alérgico. Y para acabar, un par de tonterías que no vienen a cuento. La primera es que hoy se estrena una película en la que salen Morgan Freeman y Jack Nicholson, llamada Ahora o nunca. Como tiene una buean pinta que tira para atrás, pues tengo ganas de verla. Bueno, ésa y la nueva de Sean Penn, que la tenía fichada para ir cuando acabase los exámenes a verla. Ahora estoy en un paradigma. Bueno, según me pillen de X o Y humor, iré a ver una u otra. Y lo segundo, pues ojeando el blog de Don Ricardo, me he topado con esta consecuencia de una divertida (pero a mi juicio, algo patética) iniciativa de IU. Y al ritmo de los Pillows, me despido de esta entrada hasta otras actualizaciones. Espero que no os hayáis atragantado con mi paranoias y mala racionalización de párrafos (tengo los apuntes igual, así que no os quejéis).

Y estudio resfriado... Puto asco.

3 comentarios:

lectorapenado dijo...

Una sarta de gilipolleces camufladas en plan cultureta.


Bah.

lectorentusiasmado dijo...

aajajajjajaaja, ke onda con le mensage amterio rlla saves guevon, a wear a tu home, mamonaso!!


SAludos desde Xile.

Anónimo dijo...

Hmm... Hablando del documental sobre Bizancio, te diré sinceramente que de él no has entenido ná de ná! Cero. De verdad. Tu comentario es típico de un típico español, soberbio sin fundamento alguno, que no piensa ni analiza las cosas y encima lo sabe todo. La fuente principal de información: el diario ABC. También CNN o BBC, alias la Biblia actual. Un español que juzga y opina sin saber ná de ná. Un típico español superficial y algo histriónico. Lo siento mucho por ti que no ves más allá de tus narices. De verdad. Ojalá madures algún día...Un deseo casi útopico en la España de hoy.