viernes, 25 de enero de 2008

Lo que hay que leer III

Estaba yo moviéndome como buenamente podía por mi casa, recién levantado gracias a la intervención paterna (hay que estudiar), cuando entro al comedor y veo el "ex-diario independiente de la mañana", el ahora "periódico global en español", El País. Y se nota que ayer no vi el noticiero de la noche, pues la portada me ha supuesto un asorpresita: ha caído el gobierno Prodi de Italia. Y parece ser que hubo bronca en el senado, por lo que se aprecia en la foto principal de la portada. Se veía venir desde hace unos días, no obstante, pero vamos, ha sido más rápido de lo que imaginaba. Pero esa no ha sido la única noticia que me ha llamado la atención, por lo menoss, de la portada.

El bloque principal está dedicado al "broker" francés que hizo un buen fraude, dejando pérdidas al segundo banco gabacho de unos... ¿5000 millones de euros? Si yo tuviese ese dinero, desde luego, HLJ se quedaría sin stocks. Pero eso no viene al caso. El caso es que al tipo en cuestión le facilitaron demasiado las cosas: arriesgó, y perdió. Como una mala apuesta en una carrera de caballos. Todo o nada. Muerte o gloria. Pero aquí no acaba la cosa.

Comienzo a abrir páginas, y me encuentro con este curioso suceso: Un conductor demanda a la familia del joven al que mató atropellándolo, reclamando daños en su Audi A8 con el que atropelló al joven ciclista. Y yo me digo y me pregunto: Esta gente... ¿En qué coño piensa? Es que parece una broma de película de mal gusto. Atropellar a alguien, echarle las culpas de que se le echó encima y reclamar indemnización por los daños. Joder, vivimos en la edad media todavíaa, o por lo menos, nuestras cabezas. Mí tener dinero, mí ser más que ciclista plebeyo que lanzarse a mi carro bonito y caro. Mi exigir compensación o tú quemado por Inquisición (aunque esta institución sea más bien moderna). Desde luego, tanto reivindicar en su momento la igualdad de derechos para que nos salgan con éstas... Es algo que te hace perder la fe en el mundo actual, desde luego. Lo más gracioso de todo es que los jueces acepten este tipo de demandas, y que pasen a juicio. Es como lo de las viejas beatas gallegas con los experimentos de clonación terapéutica de la UGR. Me hacen daño moral. Pues a mí ver que existe gente como usted me provoca aún más daño moral, señora, y no la denuncio a un juez, que tal y como están las cosas, no me aceptaría la demanda. ¡Pues voy a exigir un respeto a partir de ahora para mis creencias, oiga! Que por lo menos, más fundamentada está Haruhi que un dios de origen hebraico. y ya ni hablemos de Israel... Prefiero ni mencionarlo. Ortos que tal bailan. Pero bueno, no soy movilizador de masas, así que poco podré hacer para que se entre en acción.

El siguiente punto a destacar que ha llamado mi atención ha sido unos comentarios no más que curiosos del archiconocido experiodista y corresponsal de guerra, y ahora escritor de best-sellers de novela histórica Arturo Pérez-Reverte. Resulta que el caballero, en el aniversario de la findación de la Rae (o sea, ayer, 24 de enero, si mal no recuerdo) hizo un discurso elogiando a los soldados españoles del XVII. Los soldados que vivieron una bonita fase B (o sea, de recesión en todos los aspectos de la vida) moderna. La única que hubo, además, si mal no recuerdo. El caso es que me ha llamado la atención que haga homenajes y exaltaciones a estos pobres diabllos fruto de su condición y su tiempo. Aparte de estar repartiendo leña por toda Europa en nombre de un imperio en completa decadencia y con un rey a cada cuál más subnormal, no debían ser malos muchachos. Aguerridos, harapientos, mal alimentados y con una mala leche que echaba para atrás, sacados de a saber qué bajos fondos. Unos sujetos dignos de estudio, sí señor. Y no lo digo en broma, lo juro. Su cosa deben tener paraa que alguien como Pérez-Reverte los ensalce. Lo que pasa es que ya estoy rallado de estudiar las clases no rpivilegiadas en el Antiguo Régimen. Qeda en la anécdota, sólo eso.

En fin, quéle voy a hacer. Adaptarse, resignarse, y a tragar mierda hasta que reventemos. Y ahora, a lo que me ha hecho que me levanten de la cama: a estudiar. Y si alguien está leyendo esto, que lo deje si no va a comentar, y se ponga a currar como putas en cuaresma.

3 comentarios:

LoboV dijo...

El caso es que un señor canoso gritó: ¡Son seres de otros planetas!¡Han venido a invadirnos y a robarnos a nuestros hijos!

El tema de la sociedad es menos coñazo, o así lo veo yo, que los otros...

Me mata Barrios.

haitike dijo...

Este Perez Reverte, han pasado tantos años y sigue diciendo las mismas "cosas".

Bahamunt dijo...

Lo mejor de todo es que el mamonazo del Audi A8 (peeeerrrdona, mi A8...) se reía de los padres.


Porque, total, el hijo ya no va a volver, pero su A8 seguía roto...


Ojala les salga bien el juicio a los padres y lo metan en la cárcel, que con el nuevo código penal, se puede.