lunes, 21 de enero de 2008

Nacionalismos, frikismos y demás paranoias que no vienen a cuento

Y de nuevo tengo que culpar a Koi-Nya de otra iniciativa posteadora. Y es que si no gano para disgustos en medio de los exámenes (bueno, aún estamos antes, pero mañana me estreno). Esta vez ha venido a santo de la reseña de Genshiken 2 (que prometo que, cuando la termine AU, la reseñaré, y posiblemente hablando de la temporada anterior y las OVAs) que nos ha preparado AsukA. Nos ha facilitado al final de la reseña un enlace muy divertido a cierto artículo de ABC. Y vosotros os preguntaréis: "Vale, tío; hay libertad de expresión en este país." Claro que la hay, por eso mismo me quejo. Por eso y porque la verdad es que el articulito me ha hecho sentirme identificado. Y bueno, realmente paso de criticarlo (sólo me quejo, hoy estoy raro después de los bizarros eventos aconteccidos hoy en la facultad), que para eso ya le han dedicado un buen análisis en AniMangaWeb.

Y como me siento exaltado tras lo que tengo que leer, pues hala, voy a dedicar mi entrada a algo que tiene mucho que ver: los nacionalismos. Vale, podéis quitar esa cara de imbécil que seguramente se os habrá quedado, o dejar de pensar que el imbécil soy yo. Aunque posiblemente no vayáis desencaminados. Bueno, yendo a lo que importa, resulta que en la clase de hoy de contemporánea de España, tocaba el análisis sociológico historiográfico de esta corriente "¿política? ¿Sentimental? ¿Nacionalista?" Perro antes hablamos de Lerroux, un sujeto interesante como pocos. Pero a lo que vamos. Varias son las tendencias que nos ha mostrado del origen de las naciones (o más bien, del concepto de nación) nuestro admirado catedrático. En ella, se atisban una serie de ideales, influencias y etapas variadas (según la tendencia), pero todos coinciden a que las patrias románticas por las que todos moriríamos (yo el primero, vamos, ja ja) son producto de la naturaleza misma por cuestiones raciales, religiosas, o lingüísticas. Como mola, soy español porque pertenezco a la recia y casta raza española, hablo y escribo a la perfección el ilustre idioma de Cervantes, y soy de herencia católica apostólica (y levemente morisca, que soy granaíno); no porque lo diga en un papelito plastificado (o más despectivamente aún, documento jurídico) comúnmente denominado como DNI. Tenedme miedo, porque soy español. Muajuajuajua. Lástima que no sienta los colores (demasiados defraudamientos con la selección de fútbol, creo yo... Va a ser eso). Pero ¡mecachis! Ese papel me dice que lo soy. Agh, quiero dejar de hablar en esta terrible y dificultosa lengua. Better in english. It's something awsome, and it can't be wrong. Now, I remember, I hate english people. Ich auch spreche Deustche. Kartoffeln! Bueno, mejor lo dejo, que si no me entero yo ni de lo que escribo, dudo que alguien más pueda enterarse. El caso es que yo soy de los que piensan que "el Estado hace a la nación", y no viceversa. Total, empezamos a hablar de España como ente (no al modo que más de uno se pensará) entradito ya el s. XVIII; y no existe soberanía nacional hasta que nos invadieron los gabachos (fijaos qué guasa, juas juas). Ains... Lo que no hayan hecho los franceses por nosotros...

En fin, a lo que íbamos. Yo creo que no me siento español porque leo muchos tebeícos. Va a ser eso. O no, yo qué sé. Pero ¿a quién le importa? A míno, desde luego, y si no me importa a mí... Yo lo único que sé es que mis ínfulas de sociólogoPL me han incentivado a escribir esta sarta de sandeces. Más o menos coherentes, pero sandeces, al fin y al cabo. Y bueno, para recordarme también que se me ha olvidado casi todo lo que sabía de alemán. Precisamente los padres del nacionalismo romántico de origen medieval son los alemanes. Y la herencia positivista ve el origen nacional en la edad moderna. Sí, pero ¿no te ibas a meter con el ABC? Se me descolocan las cosas. En fin, que según el artículos soy definible como friki. Vale. Yo también conozco a un friki muy divertido del que ya he hablado en esta bitácora (y no, no me estoy refiriendo mi compañero Adri, sino al divertido y extrovertido a la par que extravagante Fachinger Z).

Hala, otra entrada más en mi haber. Además, ésta es casi surrealista, la he ido contando según se me ha ido ocurriendo, sin esquemas previos... Así ha salido. Bueno, que sí, que a Dalí le salían los cuadros igual. Y como dice el propio texto (acertando bastante), no tengo novia, aprovecho para buitrear un poco patéticamente y decir que la primera chavala (que lo sea, ojito, y si puede ser, que no tenga noovio, que me huelo malos rollos) que me comente esta tontería se gana una cita conmigo (a no ser que viva en la otra punta de la península o al otro lado del gran charco). Aunque luego me eche spray de pimienta en los ojos (que 90% de posibilidad existe de que lo hará). Y nada, que me voy a poner a estudiar de una puta vez, que si no no voy a poder mañana actuar en clase de moderna universal, ni estudiar jeroglíficos (que ya os contaré cómo de mal me irá el examen) y tal Pascual guri guri chimpún si te he visto no me acuerdo. Que al paso que voy, creo que me voy a llevar un par de buenas sorpresas en junio... Y en septiembre.

Y reivindicad potitos Nutriben para todos/as.

1 comentario:

immortal_viven dijo...

Si España no existe...
Por cierto, con respecto a lo que dice el artículo del ABC,con respecto al nacionalismo japonés en el manga, qué queréis que os diga, no voy a generalizar ni a estereotipar el concepto de otaku (tengamos piedad del historiadorPL), pero es cierto que bastantes cosas se os pegan del mundo nacionalista nipón (a algunos más que otros: los hay que de vez en cuando sueltan alguna expresión japonesa y los hay que van con kimono o yutaka o como se diga por la calle), y aunque no sé qué postura ocupa toda esta exaltación de lo tradicionalmente japonés en Japón (yo creo que es conservadora, pero es solo una intuición y si me lo pueden aclarar que me lo aclaren)me parece el mismo comportamiento que el que se va al Rocío vestido de gitana (con lo cual meto en el saco a algunos otakus, que serían considerados...folclóricos/as japoneses/as??)
Los otakus menos exaltados, seguid así, una cosa es ser otaku, otra un sociópata desarraigado (como dice el ABC, pero que también se puede aplicar un aislamiento de ese tipo en otros casos, como investigadores, deportistas y demás gente que antepone su pasión o ambición a "perder el tiempo" en tratar de vivir la vida) y otra muy distinta un bizarro que quiere captar la atención del personal
P.D.: si te fijas, Lerroux en los caracteres japoneses podría leerse o interpretarse más o menos igual que Lelouch
P.D.D.: concierto de Behemoth el 13 de febrero en la sala industrial copera, Granada
P.D.D.D.:No soy una chica, pero ya sabes dónde vivo...