lunes, 7 de enero de 2008

Shuffle!


Mucha gente que conozco me ha instigado a verla, ya fuese por comentarios sueltos, firmas y avatares o citas a dicha serie. Basada en un eroge de bastante éxito para PS2 (creo), la adaptación animada me parece que llegó en 2004/2005. "Es un harem del montón", pensé. "Me servirá para tener una buena dosis de fanservice, que me veo necesitado últimamente". Y eso hice. Encontré el torrent (versión FLF), lo puse a descargar y voilá, ahí lo teníamos. Mi experiencia con los harems no es demasiado grande ni gratificante, pero bueno. Y empecé a verla. Haré una reseña completita, así que meteré spoilers a rabiar. Avisados quedan aquellos que tengan cierto interés por verla.

La historia trata sobre un chaval de instituto, Tsuchimi Rin, que vive con una amiga de la infancia, Kaede, porque no tiene padres o no sé qué movida extraña. El caso es que el padre de su amiguita ha hecho puerta por un viaje de negocios, y le ha dado vía libre para que se la cepille (no es coña). El caso es que la pobre Kaede es una esclava de dicho sujeto, limpiándole la casa, haciéndole ricas comiditas, y preparándole el baño, entre otras cosas. Y además, son compañeros de classe. Un día llegan a su instituto dos pibones nuevos... de una dimensión distinta cada una. Sí, es que no os lo he explicado, en el universo de Shuffle hay 2 dimensiones paralelas de "el bien y el mal" (tururú). Y claro, resulta que las 2 niñas conocían a Rin cuando fueron chiquititas, y se quieren casar con él porque fue muy bueno con ellas. Los hay con suerte y está este cabrón. Es más, ambas resultan ser las hijas de los reyes de sus respectivas dimensiones. Y es que están para tirar cohetes, oiga usted. El caso es que existe otro impedimento añadido: la sublime, deslumbrante y jodidamente sexi Asa-senpai (os gusta la fotito, ¿eh, guarronas?). Y aparte de eso, ya para contentar a los lolipedos, llega una loli de una de las dimensiones, Primula. Los primeros capítulos son un deleite fanservicero de en plan "¿a quién se follará el notas?" Mientras, te van presentando a los personajes (mi sesión favorita es la de la pettanko, creo que el capítulo 11 o por ahí, y el siempre necesario en este tipo de series capítulo de playa, necesario a su defecto si no hay uno sobre aguas termales, o ambos). El caso es que hasta cierto punto no se llega a una cierta trama de la historia que no sean los intentos infructuosos de Sia y Nerine (las chicas de las otras dimensiones) para seducir a Rin. Tras un arco argumental sobre Primula bastante emotivo y potito, se vuele a rellenar la historia con episodios fanserviceros (bastante agradables a la vista); hasta que llegamos a un punto en que la historia gana. Y gana bastante. Y es cuando a Kaede se le va la pinza, proque su amado Rin empieza a interesarse por Asa-senpai y pasa de ella olímpicamente. Es en esos momentos cuando gana una horda de puntos la chiquilla, que hasta intenta enviolinar vilmente a su compañero de casa (cosa, que debo decir, a pesar de sonar cabrón, que me reí mucho). Hasta que se le va completamente la cabeza y casi se carga a la diva de la serie. Entonces hay un bonito remember, y te cae mejor la pelinaranjilla. Y así damos paso a que Rin y Asa-senpai se enrollen. Hasta que le da un chungo a nuestra ídol y tiene que ir al hospital. Entonces, nos cuentan la verdad. Y el final es muy emo (en muchos sentidos, si lo veis lo entenderéis). Total, al final hay final feliz, todas quieren follarse a Rin y éste se queda con Asa-senpai, aunque sea sólo por jodernos a los demás.

Me quedé sorprendido pues lo único que esperaba de esta serie era un fanservice viral y descabellado a troche y moche. Pero me encontré con un culebrón de líos bastate agradable de seguir, y muy sugerente (aunque no al nivel de Kimi ga Nozomu Eien, que eso era un nivel de telenovela venezolana). Pero cumplía su cometido: bragas en su justa medida, situaciones sugerentes, moe y alguna ración de tetas que se agradecía bastante. Ha sido una serie que me ha sorprendido, me ha convencido bastante y me ha ofertado más de lo que le pedía. Y reconozcámoslo: todos amamos a Asa-senpai. Pero eso sí, no me deja de parecer un tanto sexista el cómo TODAS las muchachas querían seducir al sujeto en cuestión a base de cocinitas (alguna podría hacer otra cosa... Como yo qué sé, interesarse por sus hobbies o algo así). En fin, que a ver si algún día tengo alguna experiencia con los eroges, aunque no tenga ni la más mínima idea. Pero si algún día me da por ahí, creo que sabría a quién consultar. Lo malo es no tener la PS2...

1 comentario:

kViN dijo...

La saga de psico-Kaede es la mejor que he visto en un harem.

Y con diferencia xD